Veracruz  |  Tuxtepec  |  Baja California | Yucatán | Puebla | Sinaloa @xeunoticias  Facebook  Youtube
 
Noticias en imágenes       Sociedad en imágenes       Podcast       Blogs
Blogs
viernes 23 de junio del 2017 10:39 PM, Veracruz, México.
 
Portada / Últimos Blogs / Post
Reflexiones para el alma I

 13 mar 2017
Por: Ramón de la Peña

Perfil del Autor


Ramón de la Peña



Semblanza
Ingeniero Químico de profesión. Trabajó en el TEC de Monterrey por 35 años. Es Rector Honorario Vit ...



Blogs Anteriores

“Muchos pretenden decirnos quiénes somos y cuál es nuestro valor como personas, pero sólo quien nos diseñó, sólo nuestro Dios está calificado para hacerlo. Si quieres saber quién eres y cuál es el propósito de tu vida, tienes que preguntarle sólo a Él”

Hace tiempo recibí un mensaje con una historia excelente, titulada “El anillo” de Carmen Azulavich y al buscar esta historia en Internet me encontré un excelente sitio, al cual yo le recomiendo accesar porque presenta un buen número de reflexiones útiles para nuestro fortalecimiento interior. El sitio de http://www.reflexionesparaelalma.net/

A manera de ejemplo les comparto un par de historias que me gustaron mucho, la primera, la de este mensaje es la del anillo que nos induce a valorarnos más y la segunda titulada “Ladrón de sueños” se las comentaré en un segundo mensaje.

La primera nos relata la conversación entre un alumno y su maestro: El joven se acercó a su maestro y con aire de desánimo le preguntó: ¿Maestro, por qué me siento tan poca cosa que no tengo ánimo ni fuerzas para hacer nada? Todos me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

El maestro, sin mirarlo, le dijo:

-Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, primero debo resolver mi propio problema. Quizás después... de pronto se detuvo y haciendo una pausa agregó: si quisieras ayudarme tú a mí, podría resolver mi problema con más rapidez y después tal vez pueda ayudarte.

- Encantado maestro, titubeó el joven, pero sintió que otra vez se le tenía en poco y que sus necesidades volvían a ser desatendidas.

-Bien-, dijo el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño y se lo entregó al muchacho diciéndole: Toma el caballo que está allá afuera, cabalga hasta el mercado y vende este anillo. Necesito hacerlo para pagar una deuda.

Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Ve y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó al mercado, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo.

En el deseo de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y otra de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta. Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado, montó en su caballo y regresó abatido por su fracaso.

¡Cuánto hubiera deseado el joven poder obtener una moneda de oro! Podría entonces habérsela entregado él mismo al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda. Pero había sido imposible.

Al entrar en la casa, el Maestro le estaba esperando y el joven le explicó lo ocurrido: Lo siento Maestro, le dijo, no pude conseguir lo que me pediste. Quizás hubiera conseguido dos o tres monedas de plata, pero no he sido capaz de engañar a nadie sobre el verdadero valor del anillo.

-Qué importante lo que dijiste, joven amigo, contestó sonriente el maestro. Lo primero que debemos saber, es el verdadero valor del anillo. Vete a ver al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quieres vender el anillo y pregúntale cuánto te daría por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas y tráeme de nuevo mi anillo.

El joven llevó el anillo al joyero. Éste lo examinó con su lupa, lo pesó y luego le dijo: Muchacho, dile al maestro, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo. ¡58 monedas! exclamó el joven.

-Sí, replicó el joyero, -sé perfectamente que con el tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero... si la venta es urgente...

El joven corrió emocionado a la casa del maestro a contarle lo sucedido.

-Siéntate, le dijo el maestro después de escucharlo: Tú eres como este anillo, una joya, valiosa y única. Como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto ¿Por qué permites que cualquiera te diga tu valor? Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño.

Esa es parte de la tarea de los padres, transformar a nuestros hijos en una joya, valiosa y única.

 

 

 



22:32 Finaliza Declaratoria de Emergencia para 127 municipios de Oaxaca
22:24 César Duarte no se presentó a la audiencia de imputación
22:14 Trágico accidente en autopista de Tabasco deja 6 muertos
22:04 Fuentes lluvias generan caos en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas
22:04 ¡Se truena Urías y se pierde resto de Temporada con Dodgers!
21:57 ¡Los Medias Rojas retiran el número 34 del dominicano David Ortiz! (FOTOS)
21:46 Inició la Academia de Beisbol Conade fase Ciudad de México
21:43 Ayuntamiento de Veracruz no ha autorizado construcción de gasera en Tarimoya: Arturo Cobos
21:34 Vecinos se niegan a que se instale gasera en zona de Tarimoya
21:09 ¡Listo el rol de juegos del Mundial Sub-20 de voleibol femenil en Veracruz!
21:04 No hay bombas, ¿cuándo he traído uno de esos?: 'Piojo' Herrera
20:55 Balean a un hombre en Coatzacolcos